El éxito no se da por azar. Es la suma de mucho esfuerzo y una gran cantidad factores que se conjugan en un mismo tiempo/espacio con el fin de conseguir algo en específico. Cuando se crea una página web, el triunfo de esta como negocio dependerá de ti y del manejo que le sepas dar para sacar todo el potencial que tiene tu idea. Si aún no tienes un sitio web, aprende cómo crear una tienda online tú mismo en Gananci.
 

Uno de los factores de más valor para el buen funcionamiento de tu sitio web es evaluar con regularidad las estadísticas. Esta actividad te ayudará a que sigas por el camino en el que vas en los puntos que tengas fuertes y que hagas pequeños -o drásticos- cambios en aquellos puntos que puedan ser mejorados.
 

Para conocer con mayor claridad la efectividad de tu estrategia, conocer mejor a tu público e incrementar las ventas, es indispensable contar con herramientas de analítica web que te brinden una radiografía de todo lo que está ocurriendo. Si todavía no te sientes muy convencido con respecto al tema o no sabes cómo ponerlo en práctica, a continuación encontrarás algunas razones por la cual debes meter el análisis web en tu lista de tareas frecuentes:
 

1.- Tráfico: cuando monitoreas este elemento puedes saber no solo la cantidad de visitas (este número en sí no brinda la información que se necesita) sino también la duración promedio de esas visitas, para saber si los usuarios están encontrando el contenido que buscaban al entrar a tu web o si por el contrario, saltan de ahí a otro sitio.
 

En este punto, también puedes notar la procedencia de las visitas ¿En dónde te vieron por primera vez esos nuevos visitantes? ¿Cuál es el porcentaje de usuarios asiduos que tienes en comparación con los nuevos? Todos estos datos te servirán para poner a prueba la estrategia SEO que estás utilizando e ir afinándola para pulir cada vez más sus puntos débiles.
 

2.- Horarios: es importante que tomes en cuenta este elemento en tus estadísticas, así sabrás cuáles son los días de la semana, así como los horarios más efectivos para publicar y obtendrás mejores resultados usando el mismo esfuerzo. Trabajar inteligentemente, le dicen.
 

3.- Público: cuando sabes cuál es tu público, ves en dónde se encuentran localizados, sus edades y las páginas en las que hacen más clics, sabrás cuales son los gustos de esas personas dibujados de una manera más directa y comprensible.
 

Teniendo esto en cuenta, tendrás muchísimas más herramientas para ofrecerle a dicho público lo que le gusta sin perder tiempo en ensayo y error. La idea es darle a tu audiencia lo que les guste para mantenerlos enganchados.
 

4.- Tipo de navegación: un error bastante común es pasar desapercibido este elemento de las estadísticas, ya que es importante saber desde cuáles dispositivos y navegadores están ingresando  los usuarios a nuestro sitio web para que de esta manera podamos ofrecerle una experiencia de calidad en cualquiera de ellos.
 

Si tu página no se adapta a dispositivos móviles o no es totalmente compatible con ciertos navegadores, descubrirás gracias al monitoreo de la analítica que cometiste un grave error. Hay que tomar en cuenta que más del 70% del tráfico de internet en la actualidad proviene de móviles, por lo que dejarlos de lado no siempre será la mejor opción si quieres que las personas accedan en masa a tu página web.
 

5.- Redes Sociales: estas no escapan a las analíticas y de hecho, tienen herramientas bastante completas para que puedas medir toda la actividad de tus publicaciones en ellas, para que también sepas cuáles contenidos están siendo exitosos y cuáles deberías eliminar definitivamente.
 

Las redes sociales son un elemento de mucha ayuda cuando se trata de captar público y rebotarlo hacia tu sitio web, por lo que deben ser administradas con mucha cautela, profesionalismo y seriedad, buscando siempre que puedan reflejar con orgullo tu marca. Según Gananci, optimizar las estrategias para potenciar un negocio a través de las RRSS puede ser más importante de lo que se piensa.