Es increíble como cambia el mundo día a día en todos los aspectos, sobre todo lo que es la tecnología y nuevos conceptos en diversos mundos, como puede ser el caso del mundo comercial y del marketing.

 

Si tienes una relación directa o indirecta con el marketing, sabrás que el contenido es el rey. Hoy en día es bien sabido que el contenido manda y muchas de las mayores plataformas lo están corroborando.

 

Es por eso que conceptos como storytelling están en auge y en boca de todos. Storytelling es una nueva forma de compartir tu historia y motiva a una llamada de acción para las personas que la están viendo en ese momento. Para tener un buen uso del storytelling, debes tener en cuenta lo siguiente:

 

  1. Crea un escenario:  La idea es crear una cierta atmósfera entre los que están siguiéndote. Puedes o bien narrar algún recuerdo del pasado, contar una experiencia que te impactó en tu vida o cualquier otro motivo interesante para que tu audiencia se sienta parte de esta escritura.
    Recuerda que tu audiencia siempre estará interesada en algún producto o servicio que puedas ofrecer. Si les hace sentir emoción por algo que ofreces, ya casi lo tendrás en tu bolsillo y la reconversión será mayor.
  2. Presenta a los personajes: Siempre en tu historia tu lector debe formar parte de la historia. Tú como narrador debes ser además de protagonista, antagonista. Es una apuesta bastante arriesgada pero está muy claro que funciona completamente. Esta historia debe ser tan profunda que tu lector debe sentirse parte de ella, como dijimos anteriormente, como otro personaje.
  3. Crea interés y curiosidad: Debes crear un ambiente mágico. Intenta crear un buen gancho con tu introducción pero la parte siguiente es la importante. Lo vital es mantener a tu audiencia enganchada a lo que le estás contando para que se sienta involucrados.
    Este interés será mayor si tienes definido quién es tu cliente. Si sabes qué es lo que quiere la persona que ha llegado a mostrar interés por tu historia, podrás crear contenido que le cause mayor curiosidad.
    Si conoces a tu público, conocerás sus emociones y así sabrás como llegar más fácilmente a ellos. Halla un punto en común entre ellos y tu personalidad o marca y todo llegará solito.
  4. Resuelve el misterio: Después de haber creado ese momento mágico y de suspense debes mostrar una “solución”. Para ello deberás demostrarlo con hechos, datos, imágenes, etc… que prueben lo que contaste con anterioridad. Y esta solución debe ser igual o más interesante que el momento mágico.
    Debes intentar que tu storytelling consiga que la audiencia quiera formar parte de esta historia que estás contando. Con este concepto, el marketing se enfoca en las personas y ellos deben pensar que ellos u otras personas de su estilo están viviendo la historia.
  5. Desenlace: No hay nada mejor que un buen final. Y si es feliz mucho mejor. Este final debe ser fuerte, poderoso y que tenga un impacto muy grande en tu audiencia. Tanto que cree muchas preguntas, dudas, misterio y un sin fin de sensaciones. Y este desenlace debe ser auténtico, como la historia completa. Mientras más auténtica sea, mayor interés generarás y mayor fidelidad a futuro.
    Tanto que estos estén dispuesto a comentar, compartir y recomendar dicha historia.
  6. Anima a tu audiencia a crear sus propias historias: Este es tu propósito final. Si de verdad has impactado a tu audiencia, esta creará sus propias historias relacionada con lo que acabas de contar (bien puede ser tu producto o tu servicio, o incluso algo relacionado a tu marca).
  7. Todo es el contenido: Recuerda que como dijimos al principio el contenido es el rey. Gananci te explica cómo ganar dinero con el marketing de contenido. Esto es el principio y el fin de tu storytelling y de tu estrategia de marketing. En este momento debes olvidarte de las ventas y los números, lo que importa es el contenido, no lo olvides.


Con estos 7 pasos básicos podrás realizar un buen uso del storytelling. Este concepto es cierto que llevará unos 4-5 años en marcha, pero es ahora cuando se está explotando y potenciando su uso. Nunca es tarde si la dicha es buena. Aprende su uso y úsalo correctamente. Si lo haces bien tienes el éxito asegurado. Una historia que llegue al corazón no se olvida.